Ideas y consejos para el color de las paredes del dormitorio

¿Quieres reformar tu dormitorio y no sabes por dónde empezar? No se preocupe, a menudo simplemente haga una buena pintura para renovar su área de dormir y crear un ambiente cómodo donde pueda descansar y regenerarse. Pero, ¿cómo elegir el tono de color más adecuado para las paredes del dormitorio?

A diferencia de lo que se piensa, el color de las paredes debe elegirse con cuidado y estudiarse al detalle, pues tiene el gran poder de influir en el estado de ánimo y los estados de ánimo de las personas que viven en ese espacio. Veamos cuáles son los elementos que no se deben pasar por alto, antes de decidir de qué color pintar las paredes.

PISO

Lo primero que hay que tener en cuenta, a la hora de elegir el color de las paredes, es sin duda el suelo de la estancia . Nuestro consejo es elegir una tonalidad que no contraste con el color del suelo. De esta manera, puede estar seguro de obtener un buen balance de color. Así, si por ejemplo tienes un suelo oscuro, es preferible elegir colores neutros para las paredes (capaces de aligerar el impacto visual).

LA ILUMINACIÓN NATURAL DE LA HABITACIÓN

Si tu dormitorio está orientado al norte (por lo tanto, menos luminoso), te recomendamos evitar tonalidades demasiado oscuras que lastrarían el ambiente hasta volverlo poco acogedor. Si por el contrario la habitación está orientada al sur, también puedes aventurarte con tonalidades claras u oscuras. Este tipo de exposición (muy luminosa) permite una mayor libertad en la elección de los colores.

MUEBLES

Los muebles juegan un papel fundamental a la hora de elegir el color de las paredes. Es necesario elegir un color que se adapte bien a todos los elementos presentes en la habitación, de esta manera estarás seguro de obtener una armonía de 360°. Por ejemplo, si tienes muebles claros, puedes ir desde tonalidades neutras hasta otras más luminosas, sin problemas. Los amantes del estilo moderno pueden combinar paredes de color azul claro o verde esmeralda con muebles claros. En un dormitorio clásico, aunque la decoración sea ligera, siempre es mejor no ser demasiado atrevido y elegir tonos neutros, como el gris o el crema.

LA INFLUENCIA Y EL PODER DE LOS COLORES: CÁLIDOS, FRÍOS Y NEUTRO

El dormitorio es el lugar de descanso y relajación, es preferible elegir tonalidades que puedan infundir una sensación de paz y tranquilidad. Ya sea que desee seguir los dictados del Feng Shui (el antiguo arte chino que regula la armonía en el hogar) o simplemente su pasión por los colores brillantes o los tonos pastel, es importante saber que cada color tiene un significado determinado y es capaz de influir. estado de ánimo y estados de ánimo.

Por eso, además de seguir tu gusto personal, te aconsejamos que no descuides algunas sencillas reglas para aprovechar al máximo las propiedades de los colores. Según la cromoterapia , los colores más adecuados para la zona de noche son los fríos (celeste, azul, violeta, verde esmeralda, aguamarina). Son colores relajantes, asociados al agua y a la luz de la luna, facilitan el descanso y siempre son agradables a la vista.

Los colores cálidos en cambio (rojo, naranja, amarillo, marrón y todas sus tonalidades) se asocian con la luz del sol y el fuego, son muy estimulantes y por eso son más adecuados para la zona de estar.

Luego están los colores neutros, suaves y no especialmente llamativos (marfil, beige, gris, blanco) capaces de dar una sensación de equilibrio y tranquilidad, aptos para cualquier rincón de la casa. Su mayor virtud es sin duda la flexibilidad, son fácilmente combinables y capaces de crear combinaciones cromáticas de gran efecto. Veamos en detalle algunos colores, su significado y su impacto en tus muebles:

EL AZUL

El azul es un color frío, probablemente el más adecuado para el dormitorio, ya que puede infundir tranquilidad y calma. Símbolo de armonía y equilibrio, el azul tiene la capacidad de normalizar la presión y el ritmo cardíaco. Este color tiene muchas variaciones, solo encuentra el que más se adapte a tus preferencias. Seguramente el tamaño de la habitación y su altura son muy importantes a la hora de elegir la tonalidad: en una habitación pequeña es preferible elegir una tonalidad de azul claro, porque este último es capaz de hacer que el espacio parezca mucho más grande.

Por el contrario, para estancias más grandes, puedes aventurarte con un azul oscuro con paredes. El azul es un color muy versátil, va muy bien con los muebles de madera de estilo más clásico, pero también queda perfecto con muebles más modernos en color blanco o crema. Si la elección de pintar todas las paredes de azul te parece demasiado arriesgada, nuestro consejo es que optes por pintar una sola pared (quizás la que está detrás de la cama). De esta forma evitarás la sensación de opresión y transformarás la única pared pintada de azul, la auténtica protagonista de la estancia, sin sobrecargar el ambiente.

EL ROJO

El rojo es un color cálido, famoso por ser la expresión del amor y la pasión, pero también representa la fuerza y ​​el vigor. Este color no es especialmente adecuado para la zona de noche (donde se suelen preferir tonos fríos que inducen al descanso). El rojo tiene una frecuencia estimulante que transmite buen humor y energía, características más adecuadas para la zona de estar. Pero si tienes pasión por este color puedes usarlo, con las dosis adecuadas, incluso en el dormitorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.